PrincipalesProductosSalud

Como determinar si tu perro tiene problemas en los ojos

¿Con qué frecuencia revisas sus ojos?

Tu perro te mira con nostalgia porque se siente seguro y cómodo en tu presencia. Sientes lo mismo mirándolo a los ojos. Este intercambio puede ocurrir varias veces al día.

¿Pero con qué frecuencia revisas sus ojos en busca de posibles problemas de salud en sus ojos?

Kristen Gervais, oftalmóloga veterinaria, DVM, MS, DACVO, en el VCA South Shore Animal Hospital en Weymouth, Massachusetts, nos dijo cómo saber si su mejor amigo(a) podría presentar síntomas que sugirieran que tiene una padecimiento que afecte a la salud de su(s) ojo(s).

Haz contacto frecuentemente con los ojos

Para controlar mejor la salud de los ojos de tu perro, presta mucha atención a sus ojos para que cualquier problema pueda ser identificado a tiempo, explicó el Dr. Gervais.

Esto es especialmente cierto en el caso de los caninos en riesgo, como los perros mayores de edad y las razas braquicefálicas, es decir de hocico chato. El Dr. Gervais recomienda que se realicen controles regulares para identificar cualquier cambio que pueda requerir el apoyo de un veterinario.

“Entre los signos que hay que tener en cuenta se incluyen los ojos bizcos, nublados o enrojecidos”, dice el Dr. Gervais. “Para los perros con pelo largo alrededor de los ojos, es prudente mantener este pelo corto para que puedas ver mejor los ojos en cualquier momento y revisar su estado de salud.”

Mantente atento a estos indicadores

Una amplia variedad de enfermedades pueden afectar a los ojos de un perro, pero los síntomas visibles tienden a ser similares. Los signos de advertencia de un problema oftalmológico incluyen los ojos bizcos y las molestias que se manifiestan al frotar los ojos. Algunos tipos de dolor ocular (por ejemplo, por presión alta) pueden causar letargo y disminución del apetito. El enrojecimiento, el lagrimeo o la secreción excesiva de lagañas, la nubosidad o la pérdida de la visión también son signos de que algo anda mal.

El Dr. Gervais nos dice lo que algunos de estos síntomas podrían indicar:

  • Entrecerrar los ojos

    Una causa común de entrecerrar los ojos en los perros es la ulceración corneal. Son abrasiones en la córnea, que es la ventana transparente en la superficie del ojo. La ulceración corneal está muy extendida en perros mayores y en razas braquicefálicas o perros de hocico chato. El entrecerrar los ojos y la incomodidad de los ojos debe provocar una visita al veterinario si es grave o si no se resuelve en 24-48 horas.
  • Secreción

    En perros de razas pequeñas de mediana edad a mayores, la secreción puede significar ojo seco (queratoconjuntivitis sicca o KCS). La disminución de la producción de lágrimas causa inflamación de la superficie de los ojos, lo que resulta en irritación ocular, enrojecimiento y, a menudo, una secreción amarilla espesa. El KCS es muy tratable si se trata de manera oportuna. Para mantener niveles saludables de producción de lágrimas, se requiere la aplicación de gotas para los ojos.
  • Apariencia nublada

    Con la edad, los ojos de un perro desarrollan gradualmente una neblina grisácea o nubosidad. Esto se debe a un cambio normal en el ojo conocido como esclerosis nuclear. Esto ocurre a medida que el cristalino del ojo se endurece. La esclerosis nuclear no afecta la visión del perro, excepto a edades muy avanzadas, como los 14 ó 15 años. El mismo tipo de cambio relacionado con la edad ocurre en los seres humanos y eventualmente hace que necesitemos anteojos para leer. La esclerosis nuclear no afecta la visión del canino y no se necesita ningún tratamiento adicional.
  • Tamaño desigual de las pupilas

    Cuando tu perro muestra una pupila anormalmente pequeña, puede deberse al dolor de una úlcera corneal o a una inflamación dentro del ojo. El tamaño desigual de las pupilas cuando la pupila es anormalmente grande puede significar glaucoma o desprendimiento de retina. Sin embargo, en los perros mayores, un proceso normal de envejecimiento llamado atrofia del iris puede causar cambios en el tamaño de las pupilas de modo que sean desiguales.
  • Tercer párpado visible

    La elevación o el aumento de la visibilidad del tercer párpado de un perro (todos los perros lo tienen, pero no se ve) suele deberse al dolor o a la irritación de los ojos. Cuando el ojo de un perro duele, el ojo tiende a volver a hundirse en la cuenca del ojo. Esto permite que el tercer ojo se levante pasivamente sobre el ojo. Esto también puede suceder cuando un perro se duerme y los músculos alrededor de su ojo se relajan, pero entonces no hay nada de qué preocuparse.

“Muchas enfermedades oculares que causan dolor también causan sensibilidad a la luz, por lo que la protección UV puede ayudar a mejorar la comodidad“, dice el Dr. Gervais. “Algunas enfermedades oculares menos comunes empeoran con la exposición a la luz UV (por ejemplo, el pannus en el perro Pastor Alemán es una enfermedad inflamatoria autoinmune de los ojos que es más común en ciudades de gran altitud debido al aumento de la exposición a la luz UV que se da con el incremento de la altura).

¿PODRÍA TU PERRO TENER PANNUS? LEER MÁS>>>

Pon a prueba la visión de su perro

Cuando tu perro empieza a chocar contra los muebles, no encuentra su tazón de agua o no quiere salir por la noche, es posible que esté perdiendo la vista. El Dr. Gervais sugiere que se establezca una pista de obstáculos tanto con luz muy tenue/oscura como con luz diurna regular para ver si el perro se topa con algo. La respuesta al obstáculo puede ser usada – mueve un puño cerrado hacia el ojo y si la visión está presente, el perro debe parpadear, sino parpadea, entonces tiene un problema grave de visión.

Otra prueba de la vista que puedes hacer es dejar caer dos o tres bolas de algodón delante de tu perro. Si los ve, tendrá algún tipo de reacción como ladrar o moverse. Si no reacciona, es posible que esté perdiendo la visión, por lo que debe consultar a su veterinario para obtener un diagnóstico específico y discutir sus opciones.

Es prudente revisar los ojos de tu perro con frecuencia para detectar enrojecimiento, nubosidad, entre-cerramiento o cualquier otra cosa fuera de lo normal. Un chequeo completo una vez a la semana en el que usted huele el aliento del perro, se cepilla los dientes, limpia los oídos y mira los ojos le permite descubrir cambios que podrían indicar un problema de salud, una enfermedad o una lesión.

Ver Más

Déjanos un Comentario

Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: